Noche de ciclogénesis y distorsión en el Mareira Fest 2018

Daban las 16:00 de un 10de marzo lluvioso con previsión de temporal, pero también de más de 10 horas de distorsión, pedales, sintetizadores y unas expectativas muy altas para afrontar el festival que se nos venía por delante. Cuatro años habían pasado desde la última edición del Mareira Fest, festival por el cual han pasado grupos referentes dentro del movimiento como Toundra, Caspian o Adrift (los cuales han repetido en esta edición). Con una cuidada organización para que los fans de un género, que posiblemente no sea tan concurrido como otros, tuviesen la oportunidad de disfrutar de una experiencia sin igual en la ciudad herculina.

Texto: Antón Pérez Buceta

Fotografías: Paula Seoane

Llegando a las 16:30 se podían comenzar a escuchar los primeros sonidos desde el interior de la sala. Con las puertas ya abiertas y las acreditaciones obtenidas, entramos. Lo primero que vemos al pasar la entrada es un escenario en el mismo hall, cosa que nunca antes se había visto en la Sala O Túnel. Y es que esta es una de las primeras innovaciones que ha demostrado que la organización de este evento se ha realizado con extremado mimo e implicación por parte del staff. Así, el evento contaba con dos escenarios, el Hall Stage, al que irían destinadas las actuaciones más atmosféricas y experimentales, así como los DJ Set de inicio y final del festival; y el Main Stage donde se realizarían las actuaciones principales.

Posse Dj

Mientras se podía ver a gran parte de la organización cargando y descargando distintos materiales en la zona de la entrada, Posse DJ comenzaba a pinchar en el Hall Stage. Con una actitud tranquila y desenfadada, el DJ nos preparaba para todo lo que estaba por llegar. En su DJ Set se podía ver una amalgama de estilos bastante diversa durante la hora que duró su actuación, que variaban desde el drone, techno, industrial y hasta donde había cabida para el black metal y sonidos más extremos dentro de el género metálico.

Névoa

Los encargados de estrenar el Main Stage eran Névoa, grupo portugués que venía a descargar su black metal atmosférico con influencias de sludge a la ciudad de A Coruña. Pese a que la afluencia no fuese la esperada ni la merecida, la banda portuguesa proseguía su actuación con más ganas que público y, estoy seguro, dejando a las personas que los estaban disfrutando igual que yo: con la boca abierta.

Tras haber tocado simplemente un pequeño puñado de canciones y con 35 minutos de duración, los portugueses abandonaban el escenario con la misma sobriedad que como habían irrumpido en él, dejándonos una gran actuación, pero también unas ganas increíbles de poder adentrarnos más en su música.

Nostos

Nostos era la banda encargada de ocupar en ese momento el escenario del Hall Stage, haciéndonos visitar paisajes musicales etéreos y místicos gracias a su ambient con sonidos acústicos y sintetizadores.

En la aproximada media hora que tuvieron de actuación, los madrileños consiguieron hacer que el público conectase con su música, así como tocar los temas de Luces del Norte, EP el cual venían presentado, y que invitaron a comprar en el puesto de merchandising si nos había gustado y queríamos tener un pequeño viaje de relajación en casa (o en cualquier otro sitio).

Møura

La siguiente actuación que teníamos por delante se trataba de Møura, grupo con una base de stoner y psicodelia, pero con influencias amplísimas donde se podían atisbar retazos de rock clásico, progresivo e incluso de folk gallego.

Espectáculo impecable por parte de unos músicos implicadísimos, donde hasta pudimos ver la aparición estelar de unas maracas utilizadas por un carismático cantante que parecía traído con una máquina del tiempo desde el Woodstock del 68. Lo más destacable de la actuación era la comunión perfecta entre los psicodélicos visuales y la lisérgica musica emitida por la banda, que juntos provocaban al espectador un viaje musical hacia un páramo desierto con una banda sonora ácida y psicodélica.

Ulmus

El siguiente grupo en amenizar el intercambio de instrumentos del escenario principal era Ulmus, proyecto en solitario de Xavi Forné, que actuaría posteriormente una vez más con Malämmar. Además de las aportaciones musicales al festival, Forné fue el encargado de realizar la exposición de Error! Design que tuvo lugar durante el transcurso del festival.

Ulmus nos brindaría su neo/dark folk, que ayudado con visuales basadas en la naturaleza, nos conseguiría evocar múltiples emociones que crearían atmósferas que nos harían sentir como si estuviesemos en un bosque gélido y aislado de la civilización de algún páramo perdido.

Cró!

Pasábamos de la tranquilidad con Ulmus para llegar a la completa lócura con Cró!, banda viguesa tan dificil de clasificar como inútil el intentarlo, ya que sus influencias beben de tantos géneros que sería muy complicado no definirlos con cualquier etiqueta que no fuese: Cró!

Con su esquizofrénica música, los vigueses daban un show completamente increíble, ofreciendo lo que sería una de las mejores y más excéntricas actuaciones del día, que hicieron que todo el público se quedase boquiabierto ante la marcianada tan maravillosa que estaban disfrutando. Se terminaba la actuación de Cro! dejando un gran sabor de boca, pero también a unos músicos exhaustos por haberlo dado todo y a unos espectadores incrédulos ante el pedazo de bolo que acababan de disfrutar, ya que posiblemente estuviésemos ante uno de los espectaculos más intensos del día.

Medussa

Era el turno de Medussa, grupo cántabro que ondea entre el post-rock y el ambient, que se encargó de brindarnos atmósferas que nos limpiarían el cuerpo antes de la descarga sónica que se nos venía por delante para destrozarlo: Malämmar.

A base de subidas y de bajadas, de guitarrazos acusticos y no acústicos, se desarrolló la actuación de Medussa, cosa que estoy completamente seguro de que encantó a cualquier fan del post-rock que estuviese allí presente.

Malämmar

Al grito de ‘CERVEZA GRATIS’ comenzaba Malämmar con unos músicos en las primeras filas regalando latas de cerveza a los espectadores que se iban acercando a la valla de seguridad. ¡La verdad es que no creo que hubiese una mejor manera de captar la atención del público!

La actuación estuvo basada en una descarga sin miramientos del sludge instrumetal del grupo catalán, transformando A Coruña en un ponzoñoso pantano del que todo espectador automáticamente comenzó a formar parte, así como las paredes de la sala, que peligraban con derrumbarse ante la tormenta sónica que la banda generaba. Tras un ruidoso espectáculo y de decenas de cervezas terminadas, Xavi Forné y el resto de su banda daban -con guiño a Black Sabbath incluído- por finalizado su concierto, el cual no dejó a nadie indiferente.

Kalte Sonne

Tocaba ver en el Hall Stage a Kalte Sonne. Banda lucense de post-rock que acaba de sacar su primer larga duración llamado Ekumen, la cual vendría a brindarnos una actuación en formato dúo (bajo y guitarra).

Pese a la falta de su batería, el grupo se bastó de bases electrónicas para complementar su post-rock dando así una sólida actuación de la que ambos músicos podían estar orgullosos. De todos modos, próximamente podréis ver a la banda en formato completo dando múltiples actuaciones en zonas próximas, como puede ser el 21 de Abril en el Black Widow (A Coruña).

Adrift

Se podría decir que Adrift fueron el cabeza de cartel de la noche en lo que a la reacción del público nos referimos, ya que la actuación de estas bestias pardas llegadas desde Madrid fue la más concurrida y movida de toda la noche, en la que hubo gritos, pogos e incluso una improvisada conga que recorrió todo el foso, y a la cual se sumaba cada vez más gente.

El post-metal que nos escupió en la cara la banda madrileña estaba basado en un setlist que estaría organizado tanto por sus clásicos y temas antiguos como por canciones nuevas que están diseñadas para formar parte su próximo largo. Alguna de ellas era la primera vez que la tocaban y el motivo de que pudiésemos escucharla en primicia fue, literalemente, porque “Las teníamos ahí y poh bueno. Había que sacarlas.” El grupo madrileño se despedía dando las gracias a la organización y enorgulleciéndose de haber participado en todas las ediciones de un festival “en la que la gente es tan maja.”

Homeless Network

De un momento a otro en el Hall Stage irrumpió una sensación de asfixia que no había surgido en todo el día, ocasionada por Homeless Network. La banda coruñesa era la encargada de amenizar, por llamarlo de alguna manera, con su industrial/noise el escenario de la entrada.

Durante toda la actuación pudimos ver como a base de voces distorsionadas y ritmos repetitivos y agobiantes, sumados a una selección de óscuros visuales, convertían la sala O Túnel en un hervidero de sufrimiento y dolor, que provocó a todos los allí presentes algo más que escalofríos.

Process of Guilt

Teníamos delante a otro de los invitados del país vecino, Process of Guilt. Banda de gran renombre dentro de la escena portuguesa, caracterizada por su doom/death/sludge, que también participará en otros festivales en Galicia a lo largo del año, como es el caso del Resurrection Fest.

Tralla y humo. Esas serían las palabras que definirían el show que el grupo portugués quiso brindarnos aquella noche, ya que durante todo el concierto era practicamente imposible ver a ninguno de los integrantes más allá que su silueta, cosa que solo hacía que mejorar y aclimatar las atmósferas sonoras creadas a base de aquella potente ambientación. Tras dejarnos en un potente trance a base de un intenso doom y sludge con ritmos super pesados, Process of Guilt terminó su actuación dejándonos allí mientras se ocultaban entre la niebla -tanto real como musical- que habían creado durante el concierto.

Thisquietarmy

Personalmente lo que más interés tenía en ver de todo el festival era lo que el señor Eric Quach, autor del proyecto Thisquietarmy tenía para ofrecernos. Este prolífico artista, con una discografía de más de 25 lanzamientos, se subió al Hall Stage acompañado de su insana colección de pedales y efectos para hacernos pasar por un viaje de sensaciones (aunque quizá no todos pasaron por el mismo).

El canadiense hizo una de las actuaciones más originales del festival, en la que únicamente acompañado de su guitarra, unos visuales y multitud de pedales, nos hizo visitar atmósferas únicas basadas en una dosis de experimentación, drone y ambient completamente ruidosos. No sé si fue por las nueve horas de festival, porque JK Flesh iba a empezar o simplemente porque no era el estilo adecuado para la hora en la que se había dado el show, (que a mí me pareció increíble) pero la sala a medida que Eric Quach nos descargaba su experimentación sonora se iba vaciando. Llegando al punto en el que al canadiense solo le estabamos disfrutando aproximadamente 20 personas, cosa que me ha vuelto a demostrar que en un gran show no tiene por qué haber demasiadas personas.

JK Flesh

Había llegado el momento en el cual veríamos a la leyenda que daba cabeza al Mareira Fest 2018. Napalm Death, Jesu, Godflesh o en este caso: JK Flesh. El artista vendría acompañado de su Mac y unos sobrios controladores con los que nos brindaría su proyecto de industrial y dark techno, en el que los amantes de la electrónica oscura disfrutarían de esta mezcla entre el metal extremo y sonidos electrónicos.

A pesar de estar acostumbrado a dar gritos en el resto de sus proyectos, sorprendentemente Justin Broadrick se mantuvo muy sobrio durante su estancia en O Túnel. Oculto bajo su capucha iba regalándonos todo su set basado en ritmos agobiantes, esquizofrénicos y repetitivos, que podrían haber sido producidos en una rave en el purgatorio. Tras una hora de esta descarga electrónica de oscuridad y un par de reverencias realizadas por el artista, terminaba el concierto de JK Flesh, al que a ningún fan de cualquiera de sus proyectos le iba a decepcionar. Además, ¿quién sabe si en el próximo Mareira Fest en vez de ser JK Flesh, encabeza el festival Godflesh?

Tal y como empezó el festival y sonando los primeros temas de Pumba DJ, acababa mi Mareira Fest, evento completamente recomendado para los amantes de los sonidos oscuros, que debería haber tenido muchísima más repercusión y afluencia de público, que esperamos de corazón que aumente en próximas ediciones, dada la experiencia que brinda.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

©2018 Guitar Calavera Magazine / Diseño e implementación Pablo Villaverde | Estudio de Diseño

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account