AC/DC o el triunfo de lo simple