Gracias por todo, Sir Christopher Lee