Resurrection Fest, diez años no son nada