El manager de Metallica declara que el hard rock tiene problemas para perdurar