El regreso de Disturbed, por todo lo alto