César Strawberry: «El Gran Hermano se ha quitado la careta»