Entrevista al guitarrista Manu Herrera, el alquimista de las seis cuerdas

1
Entrevista Manu HerreraLa tranquilidad y sentido común que transmite Manu Herrera es contagiosa. Este auténtico Maestro de la guitarra, profesor motivado y motivador donde los haya, ha conseguido un sonido personal y versátil trabajado durante años de dedicación y práctica. Aprendió de manera autodidacta y evolucionó gracias a una mente abierta, receptiva y entregada a la causa. Horas y horas de estudio de los diversos estilos musicales así lo atestiguan. El desánimo no forma parte del vocabulario de Manu Herrera, autor de dos trabajos fantásticos, “Colours” y “Waiting for the Rain”, que dan buena cuenta de su versatilidad y creatividad sobre el mástil.

Introducción y entrevista por Diego Villaverde.

[bd_separator] Hola Manu, es un placer para nosotros saludarte y recibirte como nuevo miembro de Guitar Calavera. Gracias por atendernos…
Gracias a vosotros por incluirme en la familia.

Habitualmente los periodistas nos referimos a los grandes guitarristas como maestros de las seis cuerdas. En tu caso, nada más cerca de la realidad. Autodidacta y profesor de Educación Musical, bebes de mil y un estilos y no te pierdes las masterclass de los mejores guitarristas del mundo… Te has tomado muy en serio lo de ser Maestro, ¿no?
Disfruto escuchando y tocando diferentes estilos. Los incorporo a mi manera de tocar para seguir creciendo. Me considero un músico en constante evolución, y lo único que te hace evolucionar es tener siempre una mentalidad receptiva, de aprendizaje y sobre todo, disfrute. Dicha actitud personal frente al aprendizaje es la que intento transmitir a mis alumnos porque es la que a mí me mueve.

Tu trabajo destaca por ser muy personal y muy versátil, con muchas influencias pero con el sello Herrera en cada nota. ¿Qué tiene que ver el maestro Joey Tafolla en esta manera de ver y sentir la música?
Tuve la oportunidad de recibir unas clases particulares suyas hace ya muchos años. Él comentaba, que a veces el hecho de aprender de diferentes estilos a la vez hace que sintamos que no estamos avanzando lo que debiéramos con respecto a si nos centrasemos en uno, pero no es así porque en realidad estamos incorporando a nuestra manera de tocar herramientas diferentes que no solamente nos serán útiles en diversas situaciones, sino que conformarán nuestra propia personalidad como músicos.

Hoy estrenamos en exclusiva este vídeo en directo del tema Time Travellers grabado el 17 de diciembre de 2011 en el Gran Teatro de Cáceres con motivo de la presentación del disco Waiting for the rain.

¿Qué fue lo más que has interiorizado en tu estilo de aquellas clases con Mr. Tafolla?
En su momento, la disciplina en el estudio. Hoy no es así (risas).
Actualmente me interesan más otros aspectos que el puramente técnico.

¿Cuesta mucho vocalizar con la guitarra?
Técnicamente tiene que ver con la articulación, es decir, que cada nota suene clara y definida. Le doy bastante importancia a este aspecto en mi manera de tocar, aunque soy consciente que en determinados estilos no es tan importante y que lo principal es que lo que estás tocando te transmita una emoción (esté más definido y articulado o no a nivel de interpretación). Por otra parte considero mucho más importante el encontrar tu propia voz con el instrumento, tu sonido. Esto tiene más que ver con el sonido que tienes en tu cabeza y cómo lo traduces al instrumento, y está siempre presente independientemente del equipo (guitarra, ampli, efectos…) que uses. Se traduce más en forma de vibrato, entonación, fraseo, dinámica…. Son aspectos que provienen más de tu “alma musical”.

Haz click para ampliar. Fotografías de Jasper Boerma – Aspe guitars

Cómo es el Manu Herrera profesor… lo imagino meticuloso y exigente, en el buen sentido, claro. Tus alumnos estarán encantados…
Sobre todo intento transmitir la misma motivación que me mueve a mí a tocar, que es porque me hace feliz. Si realmente te gusta no te importará pasar el día entero tocando y estudiando, porque no será una obligación sino un disfrute.

¿Cuál es el consejo que siempre les das a tus alumnos, esa recomendación que nunca falta en tus clases?
No te encierres a estudiar en tu habitación como forma exclusiva de abordar el instrumento. Haz música con otros músicos, toca en un grupo.

¿Puede un profesor recomendar a sus alumnos estudiar de manera autodidacta como hiciste tú en tu momento?
Puede y debe. No es incompatible la formación académica o tener un buen profesor con la experiencia personal y la interpretación que cada uno hace de lo que escucha. La mayoría de los grandes músicos han aprendido transcribiendo música de otros y aprendiendo directamente de ello.
Un buen amigo que tuvo la oportunidad de estudiar con Scott Henderson en el G.I.T. de Los Angeles, me comentó que éste les repetía con frecuencia que la mejor manera de aprender era abandonar la escuela, y fíjate, era y es su trabajo enseñar allí pero tiene su razón.
Yo no creo que ambas formas de aprendizaje sean incompatibles, y aunque mis inicios con la guitarra eléctrica fueron autodidactas, posteriormente siempre he asistido a los cursos, clases y clinics que he podido.

El maestro Jim Hall dijo: “Escuchar sigue siendo la clave”.

¿Qué recuerdas con más cariño de aquellos años de aprendizaje?
La emoción con la que abría el paquete que recibía de cada nuevo disco, cada vídeo o libro didáctico y las horas de rebobinar cintas para sacar de oído algún sólo de guitarra.

Toda esa curiosidad y creatividad se fue canalizando a través de diversos proyectos… Nada de Nada (pop-rock), Manu Herrera Grupo (instrumental), Disturmental (speed-metal) e incluso has versionado a Mike Oldfield y a los Beatles rodeado de una orquesta… ¿qué le falta a Manu Herrera por hacer?
Cada proyecto en el que he participado me ha servido para crecer y evolucionar un poco más. Me gusta tender a ser un músico lo más versátil posible, disfrutando de lo que te aporta cada estilo, así que para mí nunca está todo hecho o dicho y cada propuesta que me ofrecen es un reto y un disfrute, y sobre todo una oportunidad de crecer.

Hasta has llevado tu guitarra al Instituto El Brocense IX de Cáceres como parte de un programa de conciertos didácticos… ¿Qué tal ha sido la experiencia con los jóvenes, les ha gustado tu música?
Esta iniciativa ha podido llevarse a cabo gracias al interés de Sebas, el profesor de música del instituto, en que sus alumnos tengan la oportunidad de asistir a conciertos en directo de diferentes estilos… y está teniendo muy buena acogida. Esto demuestra que hay más interés por parte de la gente más joven a escuchar diferentes músicas del que se presupone, y que el problema radica en que desde los medios de comunicación de masas apuestan por los estereotipos más que por nada nuevo y creativo. Piensan que la juventud de ahora es tonta, y no es así.

En tu primer trabajo, Colours (2004), realizas todo un ejercicio técnico en el que se aprecian influencias importantes de Joe Satriani o Eric Johnson… ¿Qué supuso aquel trabajo en tu carrera como compositor?
La edición de “Colours” fue para mi un sueño hecho realidad. Siempre había escuchado música instrumental y versionado temas de otros guitarristas y por primera vez tenía música propia compuesta para guitarra que ofrecer. No es lo mismo lo que experimentas cuando tocas tus propios temas en directo y percibes la reacción del público a cuando lo haces versionando un tema ya consagrado. Es una sensación indescriptible y toda una recompensa.


¿Como digeriste las críticas de aquel disco que de alguna manera fue tu carta de presentación? ¿Reafirmó tu forma de componer y sentir la guitarra?
El hecho de componer, grabar y de ver publicado ese trabajo, con todo el esfuerzo personal y de los que te rodean (familia y músicos) que esto supone, fue la principal inyección de ánimo para mí, más que la preocupación por lo que pudiera decir la crítica, que afortunadamente fue benévola.
Es un trabajo del que me siento muy orgulloso, a pesar de las limitaciones por falta de medios en ese momento a nivel de producción, pero al final la música que hay en “Colours” es la que perdura.

Unos siete años después llega “Waiting for the Rain”, un nuevo trabajo sorprendente, muy personal, en el que la técnica recibe su complemento perfecto en una ambientación melódica muy bien cuidada. ¿Fue muy largo el proceso de composición y edición del disco?
No llevó mucho tiempo teniendo en cuenta que no puedo dedicarme a tiempo completo a la música. En el caso de este trabajo apenas transcurrió un año entre el proceso de composición de los temas, la grabación de los mismos y la edición del disco. Eso sí, gracias a un régimen de trabajo duro, al apoyo de mis músicos, de Álvaro Rodríguez (productor del disco y responsable de gran parte de los arreglos) y a una buena motivación personal que me llevó a todo ello.

¿Estás contento con el resultado logrado y con el esfuerzo empleado en dar a luz a este trabajo tan personal?
Sí, ha sido un paso adelante en mi evolución como compositor y guitarrista y he aprendido mucho en el proceso.
Háblanos un poco de la puesta en escena de este disco, te has rodeado de la gente que te ha acompañado en otros proyectos como The Funkesteins…

Para mí es muy importante que haya buena sintonía con las personas con las que trabajo… y siempre he contado con su apoyo incondicional, además de su calidad a nivel musical e instrumental. En ambos sentidos para mí no hay nadie mejor que ellos.

Cartel Waiting for the Rain

Cartel Waiting for the Rain

¿Podemos seguir viendo el montaje en directo de este magnífico trabajo?
Por supuesto. Ya estamos trabajando en el local de ensayo para retomar la actividad en 2014.

Y ya que hablamos de directo, nos gustaría saber qué equipo utilizas cuando sales a escena y en qué se diferencia de lo que usas en estudio…
Para directo, en cuanto a amplificación estoy trabajando con un cabezal Mesa Boogie Roadster y su pantalla 2×12 con Celestions V30 cuando toco en sitios más grandes. Para salas pequeñas uso un Koch Studiotone XL.
La pedalera consta de un wah, afinador, compresor y varios overdrives, que van directos al ampli. Por el lazo de efectos del ampli paso las modulaciones y el delay. Uso cables Evidence Audio.
Mi guitarra principal es una Aspe Mh1 que está hecha para mí, pero además tengo dos Carvin y una Strato Vintage 62 (reedición pero que tiene ya 30 años) y la guitarra acústica es una Furch G-23 con tapa de cedro que tiene un sonido fantástico. En esta última uso un previo Highlander Ip2.
Para estudio además de este equipo dispongo de un Fender twin reverb, un Marshall Jcm 2000 y un Vox ac15 y previos universal y SSL.

Por cierto, tu guitarra fetiche, la Aspe MH nace de tu colaboración con el luthier holandés Jasper Boerma. ¿Cómo lo conociste y cómo surgió la idea de crear esta guitarra con el sello Herrera?
Conocí a Jasper cuando vino a vivir a Extremadura. Empecé a encargarle algunas reparaciones y ajustes y pude comprobar el nivel al que trabaja, así que fue cuestión de tiempo que nos sentásemos a diseñar el instrumento, teniendo en cuenta todo lo que me gustaba de mis guitarras propias además de algunas especificaciones y preferencias personales.
Actualmente es mi guitarra principal y la más versátil. Para mí es perfecta y un sueño hecho realidad.
Cuando llegó el momento de sentarnos a diseñarla éramos ya buenos amigos, así que puedes imaginar el privilegio que ha sido para mi haber podido colaborar con un luthier de su nivel que además conoce tus preferencias de antemano. No llegó a poner un solo límite a las ideas que le comenté para el instrumento y además aportó muchas cosas más basadas en su experiencia y buen hacer.

Acabas de finalizar la grabación de unas demos para la marca de pedales Servus Pedale. ¿Qué tal ha ido la grabación, estás satisfecho con el rendimiento de su nuevo delay?
Es un delay/eco de sonido analógico pero que incorpora un loop para insertar otros efectos cuyo sonido sólo afecta a las repeticiones. Además tiene algunas otras funciones innovadoras.
Servus Pedale se caracteriza por su trabajo de investigación para ofrecer productos que a la vez de cubrir las necesidades, ofrezcan algo diferente en un mercado que está saturado de propuestas y este delay es prueba de ello.
Me siento agradecido por la confianza depositada en mi para demostrar sus efectos.

Hace poco más de un mes estaba previsto que estuvieras en la Guitar Fair de Sevilla acopañando a Bacce Guitars, un encuentro que finalmente ha sido movido para el año que viene, imaginamos que por motivos económicos… Este tipo de meetings y clinics sirven para probar nuevos materiales, ¿vas añadiendo alguno de ellos al equipo que usas habitualmente?

Me gusta investigar y probar material nuevo, pero es imposible seguir el ritmo de la oferta actual, así que intento adaptarme a conseguir el sonido que busco usando lo que tengo y adquiero equipo en función de las necesidades reales que se me van planteando. A día de hoy estoy satisfecho con mi equipo y creo que todo lo que se pueda mejorar debo sacarlo de mis manos.

Precisamente hace poco hablábamos con Robert R. Rodrigo acerca del cierre de varias salas de conciertos y de la difícil situación de la industria en España. ¿Como ves el panorama actualmente en nuestro país?
Bueno, está claro que es desalentador pero también está claro que la actitud del músico ante estas adversidades (que por otra parte no son nuevas) siempre ha sido la de anteponer su vocación y sus ganas de tocar al desánimo. Los señores que nos dirigen deberían aprender de esta actitud, para transmitir el mismo sentimiento y valorar un poco más el arte en general facilitando las cosas en lugar de poner más trabas a una profesión que siempre fue difícil y minusvalorada.

¿Cuesta mucho hacer la música que a uno le gusta sin tener que “pervertirse” un poco y tocar para otros artistas “prefabricados”?
En mi caso no tengo necesidad de ello, porque mi medio de vida es la enseñanza, y me encanta. Esto hace que no pueda dedicarle todo el tiempo que quisiera a la música pero cuando lo hago, no tengo que tocar nada que no me guste, ni acompañar a alguien con quien no me sienta cómodo.
Yo no le llamaría “pervertirse” a tocar con artistas (independientemente de cual sea su estilo). Quien lo hace es porque es su medio de vida, porque le gusta, etc. y es muy respetable.

¿Qué consejo le darías a alguien que está empezando a interesarse por la guitarra eléctrica?
Que lo haga porque realmente se siente feliz con ello y que se olvide del “mito del Rock and roll”(risas).

En tu caso, ¿Cómo comenzaste a abrirte paso con la guitarra eléctrica y cuando conseguiste tu primera guitarra?
Empecé a tocar la guitarra española a los 11 años, recibiendo clases de flamenco. Me pasé a la eléctrica a los 15, tocando con la guitarra de un amigo, pero hasta los 17 no tuve mi eléctrica propia, una copia de Stratocaster que era intocable.

En tus discos vemos muchas influencias, pero, ¿cuáles fueron los tres discos o guitarristas que más te marcaron en tus inicios?
Mike Oldfield (Tubular Bells y Platinum), Mark Knopfler (Alchemy Live) y David Gilmour (Shine on you Crazy Diamond). Luego vino la época mas heavy (más risas).

¿Y los que más te sorprenden hoy en día?
Mike Landau (que no es nada nuevo, pero su trabajo ha sido un gran descubrimiento para mi), Joe Bonamassa, Guthrie Govan, Tom Quayle…

¿Te imaginas formando parte de un G3 a la española? ¿Con quién?
Con cualquiera de los compañeros de Guitar Calavera sería todo un honor. Tengo el placer de conocer personalmente a Oscar Insua “Jumpin” y además de un gran guitarrista me parece un tío genial, así que él sería uno fijo.

Cuéntanos un poco cuánto tiempo le dedicas a la guitarra al día y si tienes tiempo para otras aficiones.
Le dedico todo el tiempo que puedo porque es una necesidad para mi. Hay días que puedo tocar 4 o 5 horas y otros que ni siquiera puedo sacarla del estuche. Tengo dos hijos y están en una edad en la que necesitan toda mi atención, así que si tengo algo de tiempo extra intento también leer o ver alguna serie. Por supuesto, me encanta la gastronomía.

No hay duda de que a Manu le gusta el pulpo.


Comer y beber son buenas aficiones también… ¿Alguna comida o bebida que no puedas rechazar?
Un café.

Algún libro o película que te haya marcado…
La inteligencia emocional (Daniel Coleman).

¿Qué diseño de Guitar Calavera te gusta más?
Sin duda la del logo oficial aunque la de Jimi Hendrix negra también me encanta.

Háblanos ya para finalizar del futuro, ¿en qué estás trabajando, nos soprenderás con algún trabajo o proyecto nuevo pronto?
Actualmente he retomado los ensayos tras una pausa que para mi era necesaria y volveré pronto a tocar en directo . También trabajando en nuevas ideas propias. Paralelamente a esto estoy trabajando en las guitarras para el disco de un buen amigo que es muy diferente a todo lo que he hecho hasta ahora; rock blues al estilo Bonamassa, con muchas partes acústicas, slides, etc.

Eso suena genial Manu, estaremos atentos. Muchísimas gracias por tu tiempo y sobre todo por tu música. ¡Un saludo calavera!
Muchas gracias a vosotros.
[bd_separator]

Manu Herrera es endorser de:

Manu Herrera endorsement

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Diego Villaverde

Periodista afincado en Alemania con experiencia en Radio, TV e Internet. Este apasionado del rock y la guitarra colabora con Guitar Calavera en la cobertura de conciertos y realización de entrevistas. Aunque también ha hecho sus intentos con las seis cuerdas, lo suyo son las letras. En sus entrevistas nos ofrece una visión distinta del mundo de la guitarra.

Ver
Ocultar