Crónica Resurrection Fest 2017

0

Tras la exitosa fiesta “calentamiento” previa del miércoles en la que se vendió todo el aforo iniciamos la jornada inicial del Resurrection Fest 2017. Con un estupendo clima en prácticamente las tres jornadas que hizo que disfrutáramos con los conciertos en su totalidad en un festival que volvió a colgar el cartel de todo vendido en cuanto a abonos.

Crónica y fotografías de Jina Estrada y Pablo Calavera.

Como no podía ser de otra manera la warm up party fue un auténtico fiestón, en el que el Ritual Stage recibía para iniciar la tarde a los Parazit con su metal progresivo. A continuación disfrutamos con unos Aphonnic “Indomables” dejándose todo en el escenario, los también vigueses We Ride descargaban todo su hardcore, los mejicanos Here Comes The Kraken y el ex de los Ramones CJ Ramone con su proyecto propio.

Y a las once y media llegaba el turno de Soziedad Alkoholika que poco a poco caldearon el ambiente para los cabezas de cartel, Sepultura. Los brasileños arrasaron con el escenario “ritual” y sonaron tanto temas clásicos como algunos nuevos, bolazo!

Primer día Resurrection Fest Estrella Galicia

La primera jornada propiamente dicha del Resurrection Fest Estrella Galicia en el que ya se podía acceder a todo el recinto se iniciaba en el Ritual Stage con Late To Scream, Kitai en el desert, The Wax y Blaze Out.

Yo llegué justo (mi compañera Jina estaba en Viveiro desde el lunes) para la brutal descarga de Trashnos en la que fue mi primera fotografía del festival y de ahí me fui a buscar una taquilla (locker) que para mi desgracia estaban ya agotadas.

Noctem, que por cierto fue la primera banda de black metal en actuar en el Resurrection Fest en su momento, ofrecieron un intenso show con su característica puesta en escena en el Chaos Stage. Sin más dilación nos fuimos corriendo para escuchar a las chicas de Bala que removieron con su grunge los cimientos del nuevo Desert Stage.

El día empezaba a animarse con la primera actuación en España de The Devil Wears Prada y después con los ingleses Malevolence que presentaban nuevo disco.

Airbourne, con su inevitable comparación con sus compatriotas ACDC, llenaban el escenario principal del Resurrection con su enérgico hard rock. Siempre imparable Joel O’Keefe recorrió el foso a hombros de un sacrificado miembro del crew y nos dejó grandes momentos como el que recoge la fotografía de Jina golpeándose la cabeza con una lata de cerveza hasta reventarla literalmente.

“Bring me down” ¡ni de coña amigos!

Si pensábais que los Suicidal Tendencies no os iban a hacer botar en el sufrido césped el campo de Celeiro estabais equivocados, Mike Muir se mostró incombustible sobre el escenario principal del festival.

Y después de The Black Dalia Murder llegaba el turno de los cabezas de cartel del día 6, el trash metal de Anthrax tomaba Viveiro. Los americanos tiraron de clásicos y se ganaron a los fans en las primeras de cambio con temas como “Madhouse”, “Caught in a Mosh” o “Indians”.

Un servidor, como ya había visto ya a los de Belladonna hacía un año me acerqué al Desert Stage para disfrutar del memorable concierto de los Vintage Caravan, banda que tenía muchas ganas de catar en vivo. El powertrio islandés tiene un enérgico directo con mezcla blues rock con psicodelia que es simplemente brutal, y para muestra os dejamos con un vídeo de uno de los temas que interpretaron “Last Day Of Light”.

Tras ellos llegaba el folk metal de Eluveitie, que con su reciente cambio de formación, llenaron de aires celtas el Chaos Stage, mientras en el Ritual Stage actuaban The Menzingers.

Good night Galisia!

Y continuación se desató lo locura, y tengo que decir que Dropkick Murphys fueron de lo mejorcito de la primera etapa. Los de Boston con su punk-rock aderezado con folk irlandés ofrecieron un auténtico fiestón, dejando claro que si mezclas a unos chicos de origen irlandés con una buena cerveza en el sótano de una barbería la combinación no puede ser mala. Los asistentes botamos, saltamos y coreamos al unísono con cada uno de los temas que sonaron, “Rose Tattoo”, “The boys are back” o “I´m Shipping Out to Boston”.

La jornada, quizás la más “suave” en cuanto a estilos musicales, terminaba para nosotros con Red Fang en el Desert Stage y Korpiklaani en el Chaos.

 

Segundo día del Resurrection Fest

El viernes nos despertamos con los catalanes Raven Blood que llevaban como guitarrista invitada a Laura Moral (Doria). Tras ellos Vice Presidentes, Tragic Vision y Holocausto Canibal aunque solo vimos a los primeros ya que estábamos recopilando el material fotográfico del día anterior.

Una de las primeras actuaciones que teníamos marcada a fuego para el viernes era las de los coruñeses Anima que ofrecieron una intensa media hora de rock crudo y directo.

El primer concierto del escenario principal del día correspondía a Killus que personalmente destacan más por su puesta en escena que propuesta musical. Tras ellos decido ir a ver a Böria que me cautivan con sus atmósferas post-rock instrumental.

A las seis de la tarde Northlane tomaban el escenario principal presentando su último trabajo “Mesmer“. Y del metalcore de los australianos pasamos al death de Legacy of Brutality en el chaos stage.

Llegaba el turno de Annihilator, la propuesta de los de Jeff Waters fue correcta y sin artificios, y lamentablemente no interpretaron “Alison Hell”, suponemos que está cansado de ella. A esa hora el recinto ya estaba con un aforo importante ante la llegada del plato fuerte de la edición de este año del festival.

El metal nacional volvía a la escena con Vita Imana, que nos deleitaron con un soberbio concierto en el que se subieron primero varios de la Tropa Korriban para luego dar paso a los siempre entrañables ResuKids.

Cabe destacar, otro año más, la puntualidad británica de las diferentes actuaciones y el buen funcionamiento de la aplicación oficial del Resu avisando minutos antes de los conciertos que marcabas como favoritos. Gracias a ella no corres tanto riesgo de estar tomando una cerveza y tener que ir corriendo a ver la clase de los franceses Alcest en el Desert Stage. Chapeau! para la organización otro año más.

El metalcore volvía al main stage con Architects cuyo concierto nos supo a poco. Y después de Warbringer en el Ritual llegaba otro de los destacados del día, Enter Shikari, aunque el ambiente ya empezaba a caldearse para Rammstein.

Nos fuimos acercando al escenario principal una hora antes de la actuación de los alemanes programada para las 00:15 h. en el escenario principal en el que poco a poco se iba congregando más y más gente. Unos minutos antes en las pantallas salían mensajes recordando algo que deberíamos tener más en cuenta: “Por favor, disfruta del espectáculo y no te preocupes por grabarlo“. Y tras la espera se iniciaba una cuenta atrás coreada por toda la grada, comenzaba el espectáculo de Rammstein en Viveiro.

Y así es, los de Lindemann ofrecieron un auténtico show con un setlist en el que apenas se echó de menos ningún tema. La coreografiada actuación de los alemanes no deja de ser un grandísimo espectáculo que va más allá el ámbito musical y que, precisamente, esa última parte, la musical, es la más floja. La sorpresa de la milimetrada descarga pirotécnica fue la interpretación por primera vez en España del tema “Te quiero puta!“.

Y para terminar la segunda etapa del Resu nos quedaba la actuación más “Calavera” de todo el festival: Animals As Leaders. El trío formado por Tosin Abasi, Javier Reyes y Matt Garska nos deleitaron con su virtuosismo y saber hacer. Técnicamente impecables comentaron que nunca habían tocado a esas horas de la madrugada, y como curiosidad, llegó la hora programada para terminar su actuación y vimos como Reyes le hacía gestos a Abasi de que tenían que cortar, pero imaginamos que como era el último concierto de la noche en el estrenado escenario ofrecieron un tema adicional a la grada.

Fotografías Resurrection Fest 2017 viernes

Sábado: Mastodónticos mutantes blandiendo los arcos de sus enemigos

Iniciamos el día en el Ritual Stage con The Blackjaw en el cual nos quedamos para ver a Deagraey después de reponer fuerzas en uno de los fantásticos puestos del Circle Meal del festival. Mi recomendación este año las hamburguesas de Fogar do Santiso.
Morphium abrían con un gran bolo el escenario principal mientras Quaoar hacían de las suyas en el Desert Stage.
A continuación Mutant descargaban, con problemas técnicos para Pla (guitarra y voz) su progresivo en el Chaos Stage. Presentaban nuevo bajista e interpretaron únicamente temas de “Pleiades”, su segundo disco. Pla realizó un alegato por la música en directo, que estaban muy felices de estar en el Resu, pero que los músicos comen todo el año y  apoyar a la escena también es ir todo el año a conciertos en los bares y en las salas: “Esto non é unha bronca, que moitos dos que estades aquí ides, pero outros non é esperámosvos cos brazos abertos“.
Los ingleses Bury Tomorrow, con Daniel Winter-Bates a la cabeza realizaron un gran concierto, con circle pits a raudales en el main stage. Incluso Daniel saltó la valla del foso para cantar y desató la locura sobre el césped de campo de Celeiro.
A las 18:15 se hizo el silencio, algo que nos llamó la atención, después nos enteramos que la actuación de los brasileños Krisium en el Chaos Stage se había cancelado debido a que no llegarían a tiempo debido a las cancelaciones por tormentas de algunos vuelos en Madrid.
Esta jornada podría considerarse la más heavy de este año, y a las siete de la tarde llegaba una banda esperadísima, los Arch Enemy. Concierto para enmarcar con una espectacular Alissa respalda por dos hachas como Matt y Jeff, todo un lujazo aderezado con pirotecnia.
A continuación no queríamos perdernos a los Lords Of Black, banda que cuenta con uno de los grandes guitarristas que tenemos aquí, Tony Hernando y una de las más grandes voces del metal actual, Ronnie Romero, vocalista también de los “nuevos” Rainbow. A pesar de sonar de lujo y estar impecables es una banda que no me acaba de encajar.
Llegaba la hora de Mastodon que dieron una auténtica lección de metal sobre el escenario principal, con sonidazo y banda perfectamente empastada. La única pega es que focalizaron su setlist en su último trabajo “Emperor of Sand”.
El punk rock de Rancid inundó el Resu con otro gran concierto, sonaron tanto temas de su último disco “Trouble Maker” así como canciones que ya son clásicos de los de Berkeley.
Los suecos Sabaton, cabezas de cartel del sábado, abrían con “Ghost Division” que con su power metal llenaron el festival de nuevo congregando a un gran número de espectadores. Potentes, con un gran sonido y puesta en escena, gran concierto el que nos ofrecieron a todos.

Comentarios

comentarios

Share.

About Author

Redacción

Leave A Reply

Ver
Ocultar